Huelga de Alquileres desde el 1 de abril de 2020

La problemática de la pérdida de la vivienda, desahucios y desalojos en la mayoría de los casos viene normalmente unida a la pérdida de ingresos de al menos una persona integrante de la vivienda; una pérdida de ingresos consecuencia de una década de hostigamiento a nuestros derechos que nos han situado en un contexto de inestabilidad y precariedad laboral y que hoy se materializa en despidos, suspensiones laborales, ERTES y ERES.
Porque entendemos la problemática de la pérdida de la vivienda como una de las peores consecuencias derivada de las pésimas condiciones laborales, el sindicato de CNT-AIT se suma a la convocatoria de Huelga de Alquileres general e indefinida convocada a partir de este 1 de abril de 2020 y animamos a todas las personas inquilinas de clase trabajadora de Granada a secundar la misma.
Hemos visto cómo todas las medidas adoptadas ante esta crisis ignoran a los sectores más marginados y empobrecidos de la sociedad como son las personas migrantes, las sin hogar, las presas, las trabajadoras domésticas, las precarias, aquellas a quienes no les han dado de alta y se ven obligadas a mantenerse en la economía sumergida, etc.
Todas estas medidas tomadas nos llevan a una situación actual alarmante, no sólo a nivel sanitario sino también a nivel laboral y social. Las medidas adoptadas por el ejecutivo en relación al “Estado de Alarma” decretado por el Covid-19, son medidas marcadamente anti-obreras que flexibilizan los ERTES para salvar a las empresas y que posibilitan el que sigan con su producción reduciendo la plantilla. No vamos a decir que la producción no se ha visto afectada, es obvio que sí, pero las medidas aprobadas por el gobierno van encaminadas a intentar que el crecimiento económico y el libre mercado sufra el menor daño, adoptando medidas en las que vuelve a ser otra vez la clase obrera la que paga esta crisis.
El resultado de blindar los beneficios empresariales, pasando por encima de la salud de los y las trabajadoras, se ve con claridad en el hecho de no decretar la paralización de todo trabajo que no esté relacionado con la cadena básica de producción útil para tiempos de crisis sanitaria, poniendo a miles de personas en peligro, además de los ya comentados despidos, ERTEs, y demás tropelías de la patronal que extienden esta crisis de lo sanitario a lo social.
La solución de este gobierno para facilitar que quienes hemos perdido nuestros puestos de trabajo o visto mermados nuestros ingresos podamos seguir pagando una hipoteca y los suministros energéticos, ha sido la de aprobar una moratoria ante ambos supuestos. Que sean moratorias y no una suspensión conlleva a un endeudamiento de la clase obrera que a muy corto plazo ve solucionado su problema inmediato de no poder asumir el pago de abril pero que a medio plazo significa que acumulemos una deuda con nuestros bancos y empresas de suministros. Deuda que adquirimos y si no podemos asumirla, viendo el panorama laboral que nos depara el futuro, se traducirá en miles de desalojos y desahucios.
HUELGA DE ALQUILERES
DESDE EL 1 DE ABRIL 2020
COMUNICADO DE CNT-AIT
Que sean moratorias y no una suspensión conlleva a un endeudamiento de la clase obrera
Esta situación lamentable en las que nos colocan las moratorias aún se ve empeorada si en vez de una hipoteca pagamos un alquiler; en este caso el gobierno no ha adoptado ninguna medida, aunque no ha dejado de prometer ayudas al respecto, pero estas nunca llegan y aunque lleguen a contrarreloj, encontrándonos hoy a las puertas del mes de abril, imaginamos que seguirán la misma línea que las medidas adoptadas respecto a las hipotecas; es decir, perseguir un endeudamiento de la clase obrera, sea esta deuda con tu casero/a, con una entidad bancaria o con una empresa privada.
Vemos claramente el sentir de este gobierno que está defendiendo por todos los medios el sustento de una clase rentista que se mantiene, en parte o exclusivamente, no de su fuerza de trabajo y de ejercer una profesión, sino de tener una propiedad privada con la que poder hacer negocio y lucrarse, mientras que, quienes dependemos íntegramente de nuestro trabajo para poder pagar el alquiler de la vivienda en la que vivimos hemos pasado a un segundo, tercer o cuarto plano en las prioridades de este gobierno.
Por todo esto, nos sumamos a la campaña que han lanzado el Sindicato de Inquilinxs de Gran Canaria con la Federación Anarquista de Gran Canaria y hacemos propias sus dos reivindicaciones principales e invitamos a todos los colectivos, plataformas y sindicatos a secundar esta Huelga de Alquileres, convocada también a nivel internacional en diferentes partes del mundo como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Suecia, Francia, Italia, Chile…
Nuestras exigencias básicas son claras:
1º Suspensión inmediata del pago de la renta, especialmente para arrendatarixs en situación de vulnerabilidad y para arrendadorxs que sean multirentistas o personas jurídicas (la minoría que no cumpla estos requisitos que reclame una Renta Básica Universal). Mientras no se adopte esta medida, sin ingresos suficientes y regulares, no pagaremos.
2º Que las viviendas abandonadas en manos de fondos, entidades financieras y bancarias (sobre todo las que han sido rescatadas con dinero público) sean socializadas y puestas a disposición de las miles de personas y familias que hoy carecen de hogar.
NOS SOBRAN LOS MOTIVOS
para proclamar una Huelga de Alquilieres general e indefinida a partir del 1 de Abril
SI NO COBRAMOS
NO PAGAMOS

Esta entrada fue publicada en CNT. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.